lunes, 19 de agosto de 2013

La paz no habita en los urbanismos de la Misión Vivienda


Aunque se realizan acompañamientos para mejorar la convivencia, el desarraigo y rechazo de sus habitantes hacia la presencia policial se ha generado el incremento de delitos como asaltos, homicidios y consumos de drogas dentro y fuera de complejos residenciales
El Nacional
Una reja de hierro cerca la zona residencial de las calles 2 y 3 de La Urbina desde hace un año. ¿La razón? El temor a los nuevos vecinos que insertó la Misión Vivienda en el Conjunto Residencial William Lara que comprende 320 apartamentos distribuidos en 16 edificios.

Las familias que allí habitan fueron testigos de tres homicidios y un allanamiento con 34 detenidos entre el 3 y el 9 de agosto. Polisucre reportó en junio el asesinato de dos buhoneros en la avenida principal de La Urbina cuyos autores materiales presuntamente provienen del reciente complejo habitacional. Los conflictos entre dos bandas delictivas que se disputan el territorio de las residencias William Lara han arrojado esos resultados y sus habitantes guardan silencio ante las autoridades.

“Se dedicaron a construir viviendas y no ciudadanía. Al asignarlas mezclaron habitantes de diferentes sectores y al no conocerse, no se respetan. En el barrio aprendes a defenderte de los desconocidos y eso es lo que están aplicando. La supervivencia es un fenómeno humano normal en los procesos de agrupación”, explicó Franco Micucci, urbanista y profesor de la Universidad Simón Bolívar.
De igual manera se presentan incidentes delictivos en la avenida San Martín, donde habilitaron tres urbanismos construidos por el Gobierno. “Sabemos que en esos edificios hay malandros porque desde las azoteas hacen prácticas de tiros”, dijo Desideria Andrade, habitante del barrio Guarataro.

En el caso de las torres de Fuerte Tiuna, ni siquiera el hecho de estar dentro de una instalación militar les garantiza a sus habitantes la tranquilidad. “Los fines de semana hasta se echan tiros los de la torre 18 con los de la 34. Cuando llega la GNB se esconden, pero como ellos no se pueden meter en los edificios, no pasa nada”, expresó una de las vecinas de la torre 34, que prefirió no revelar su nombre.

También encuentran estos mismos obstáculos en las labores policiales en las 10 torres de la Misión Vivienda en la avenida O’Higgins, en La Paz, El Paraíso. Funcionarios de la Policía Nacional que custodian el urbanismo aseguran que los vecinos arremeten contra ellos mientras patrullan y lanzan objetos contundentes. Por esa razón la movilización por el sector se limita a permanecer en una esquina del estacionamiento en el que reciben las denuncias de personas mayores, la mayoría por violencia de género.

Tierra sin ley. Las situaciones más tensas de violencia se han vivido en Ciudad Caribia, donde han matado a dos personas en menos de un año.

“Aquí tuvo que meterse el Sebin después de que mataron a ese muchacho para que las banditas se tranquilizaran. Algunos hasta se fueron de aquí a enconcharse en casa de familiares porque la policía los está buscando”, relató Janeth Delgado, habitante del complejo urbanístico socialista.

El sociólogo Luis Cedeño, director de la ONG Paz Activa, señaló que lo que se ha podido observar en algunos de los complejos de la Misión Vivienda es que son comunidades altamente disfuncionales debido a la falta de planificación del Gobierno para asignar los apartamentos.

El Ejecutivo, por su parte, señaló: “Los padrinos políticos hacen acompañamiento a cada uno de los urbanismos entre 3 y 6 meses después de que se les adjudican la vivienda. Se ha mejorado muchísimo la situación de violencia y de conflictos en los conjuntos de Ciudad Betania, en Ocumare del Tuy; Ciudad Belén, en Guarenas; Hugo Chávez, en Vargas; Ciudad Caribia, en la carretera de la Guaira, y Pueblo Nuevo, en La Candelaria”, aseguró Marlis Cárdenas, representante política de la Sala de Refugios Dignos del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia que sirve de enlace entre el Gobierno y los refugiados a quienes se les adjudican las residencias.

La funcionaria explicó que el Ministerio de Vivienda y Hábitat se encarga supuestamente de la ejecución del censo para saber a quiénes se les adjudican los apartamentos y quiénes constituyen cada núcleo familiar, y que esta base de datos sirve para controlar que dentro de estos urbanismos no habiten personas que estén en conflicto con la ley o que tengan registros policiales.

Violencia con víctimas 
Antes de que ocurrieran los hechos en el complejo William Lara, en La Urbina, en otros edificios de Misión Vivienda se han registrado hechos de violencia.

- En octubre de 2012 mataron a Edixon Ipuana, de 34 años de edad, médico forense de la morgue de Bello Monte. Lo ultimaron por reclamarle a un grupo de vecinos que estaban consumiendo drogas en la entrada del edificio 37 de la segunda etapa de Cacique Tiuna, en La Rinconada, donde él vivía.

- En diciembre de 2012 un vecino mató a otro porque lo tropezó con una nevera, en una de las torres construidas dentro de Fuerte Tiuna. Tenían apenas una semana de haberse mudado al lugar.
- En abril de 2013 fue asesinada una adolescente de 17 años de edad, en una trifulca entre los habitantes de Ciudad Caribia, en la carretera vieja de La Guaira, y funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana. La comunidad destruyó el módulo policial e hirieron a cinco agentes.

- En julio de 2013 dos hombres fallecieron en la planta baja de las residencias de la Misión Vivienda, en La Paz, después de enfrentarse a tiros. Primero tuvieron una discusión en un apartamento de la torre I, en el piso 5. Cuando la PNB llegó al lugar los vecinos arremetieron contra los funcionarios.
El Dato
Orden implícito. Para evitar las situaciones de violencia dentro de los edificios de la Misión Vivienda, a los adjudicados se les entrega un manual de convivencia contenido en la Ley de Refugios que, entre otros aspectos, establece la prohibición de tener armas de fuego; prohibe la ingesta, posesión, venta o distribución de bebidas alcohólicas y cualquier sustancia ilícita en el interior del complejo y zonas adyacentes, y propiciar o participar en pleitos, riñas o peleas.

LasCifras
414.225 viviendas ha construido y entregado el Gobierno entre 2011 y 2013 como parte de la Misión Vivienda Venezuela, de las cuales 4.870 están en el Distrito Capital y 37.033 en Miranda, según la página del Ministerio de Vivienda y Hábitat.


7 personas solicitadas han logrado detener los funcionarios de la Policía Nacional en el complejo urbanístico de la Misión Vivienda, en La Paz, habitados desde noviembre de 2012. Todos son jóvenes de 17 a 27 años de edad que tienen registro policial por robo, hurto y porte ilegal de armas. 
Fuente: El Universal
___________________________________________________________

Los problemas de las zonas populares trasladados a las urbanizaciones para destruir la poca calidad de vida que había en estos sectores.

Consecuencias de la improvisación, falta de planificación a todo nivel y de decisiones arbitrarias, sin consultar a los vecinos, a las personas que han vivido por décadas en esos sectores. La falta de estudios de impacto ambiental sobre los servicios públicos, la vialidad y la ocupación ilegal de espacios, muchos de los cuales hubieran servido como áreas verdes y para la convivencia pública, ha generado el caos que ahora se vive en Montalbán y en otros tantos sectores de Caracas.

El problema se potencia cuando se observa el hacinamiento, la falta de servicios, la falta de un VERDADERO plan de educación y formación ciudadana a cargo de trabajadores sociales. Es una burla a la inteligencia eso del “acompañamiento” para entregar volantes con las normas de convivencia. En realidad no hay que ser un sociólogo para entender que los problemas en los barrios no se solucionan con la construcción de un bloque de viviendas. Al contrario, el hacinamiento potencia los factores de riesgo.

No hay zonas verdes, guarderías, ni zonas comerciales que atiendan las necesidades de esas personas. En fin, el caos traído a la urbanización con el agravante de la violencia extendida a las zonas aledañas.


Como se observa, los funcionarios policiales también son blanco de la violencia que se genera en esos barrios verticales, tal cual como sucede cuando suben a los cerros. En fin, un “logro absoluto”, un “éxito avasallador” del socialismo, un gran negocio además.

Mario Contreras

viernes, 12 de julio de 2013

Convocatoria Urgente


SE CONVOCA ASAMBLEA EXTRAORDINARIA PARA TRATAR:

PUNTO  ÚNICO:   ELECCIÓN  DIRECTIVA  ASOCIACIÓN  CIVIL  RES SECTOR  F  MONTALBÁN  1 (ASOCIRE 1),  periodo  2013-2015
FECHA: VIERNES  12  DE  JULIO  DE  2013
LUGAR: TRANSVERSAL  21  CON  CALLE  1  SUR
HORA:  6,30 pm

NOTA: En  la  Asamblea  convocada  el  pasado  29/06/2013, no  se  logró  concretar  la  renovación  de  la  directiva, que tiene  vencido  su  período  desde el 0i/04/2013, y  ante  la  negativa  irrevocable  de  sus  integrantes  a  ser  reelectas  para  el lapso  en  referencia, debemos  conformar  la  nueva. De  no  concretarse  esta  elección,  se procederá  a:

  • Cancelación  servicio  de  vigilancia  a  partir  del  01/08/2013.
  • Franquear  puertas  de ingreso  y  salida  en  la  Transversal   21  y  peatonales (Transv. 21 y Calle 2).   Cierre  de  la  Caseta de vigilancia.
  • Desmontaje  de  los  dos (02) toldos  ubicados  en  la  Calle  2  y  devolución  a  su  dueño.
  • Reintegrar  los  pagos  adelantados   por  los  vecinos.  Posteriormente  cancelados  los  servicios y  proveedores,  se informará  el  balance  del  saldo  en  cuenta,  y su  disponibilidad, para  decidir su  destino. 
VECINO  ASISTE,  PARTICIPA  Y  OPINA,  NO  PERMITAS  QUE  OTROS  DECIDAN  POR  TI !!!!!!! RESGUARDEMOS NUESTRA SEGURIDAD  Y  CALIDAD DE VIDA!!!


miércoles, 24 de abril de 2013

Consejo comunal es para la integración vecinal, no política



Irma Suinaga es la presidente actual de Asocire (OSWER DÍAZ MIRELES)

Fuente: EL UNIVERSAL
martes 2 de abril de 2013  12:00 AM
"Nuestra comunidad se ha integrado gracias al trabajo comunal", dice Irma Suniaga, presidente de la Asociación Civil de Residentes del sector F de Montalbán I (Asocire) quien no desestima los logros que como urbanización han tenido con la instalación del consejo comunal en la zona. 

-¿Son de utilidad los consejos comunales? 

-La gente tiene mucho temor a la figura, pero eso hay que saber venderlo y venderlo bien. Es el único ente que tienes en este momento para entablar una relación con los gobernantes y nosotros tenemos que aprovechar esas organizaciones y leyes del poder popular para poder hacerlo. El consejo comunal tiene que servir para la integración vecinal, no para política. Eso hay que dejarlo claro 

-¿Han articulado el trabajo de la asociación con el consejo comunal? 

-Como no, no hemos tenido problemas. Nosotros trabajamos con un mismo programa de actividades. 

-¿Por qué seguir con el trabajo comunitario?

-Porque esa es la vida. Los espacios que tú dejas los ocupa alguien más. Hay que seguir luchando y que cada vez se incorpore más gente, que las personas vean que el trabajo que se hace es por un bien común y no individual, y que dejemos un ejemplo para las nuevas generaciones. El llamado es a organizarse y participar activamente.


Ante aumento poblacional vecinos buscan organizarse


ANYIMAR COVA LUGO |  Ir a la fuente: EL UNIVERSAL
martes 2 de abril de 2013  12:00 AM
Evitar el aumento de la densidad poblacional y el consecuente colapso de servicios ha sido desde 2011 la bandera de lucha de los vecinos de Montalbán I. No han logrado paralizar todas las construcciones de nuevos urbanismos en una zona en la que hoy se levanta un conjunto de la Gran Misión Vivienda con más de 300 unidades habitacionales, pero eso no ha amilanado las ganas de esforzarse por mantener la calidad de vida de sus residentes de antaño y ahora la de nuevos vecinos. 

"Tenemos en puerta una gran congestión demográfica porque se construyen más viviendas pero tenemos los mismos servicios. La realidad ahora es que tendremos nuevos vecinos y debemos articular trabajo conjuntamente con ellos para evitar que se siga deteriorando la zona", explica Irma Suniaga, presidente de la Asociación Civil de Residentes del sector F de Montalbán I. 

Hace referencia puntualmente al desarrollo habitacional que se levanta en lo que, en el proyecto original de la urbanización que data de 1960, estaba concebido como la Plaza Mayor. "Allí se irrespetaron todas las normas de planificación urbanística, nunca se presentó un estudio de agua, ambiente, de entrada y salida de vehículos", agrega José Francisco Tovar, miembro del consejo comunal Juan Cardón, el único articulado en Montalbán I. 

Tovar y Suniaga consideran que la falta de espacios para estacionamientos y de áreas de recreación, así como los ya saturados servicios públicos, corredores viales y planteles educativos son punto de urgente atención para no seguir desmejorando las condiciones. 

De hecho, en el seno de sus organizaciones han propuesto que una infraestructura que sería usada como núcleo de una escuela de Medicina Integral (ubicada al lado del nuevo urbanismo de la Plaza Mayor y que hoy se usa como refugio) se utilice para construir un plantel educativo que atienda la nueva demanda. 

"Necesitamos establecer una política de comunicación interna de la urbanización y externa con las autoridades para que cumplan con su trabajo", dice Suniaga. Explica que si bien existe solo un consejo comunal en Montalbán I, esperan que con la llegada de nuevos residentes se pueda fundar otro que tome como ámbito las viviendas cercanas al centro Uslar y que se ocupe de regular asuntos propios como la actividad comercial pero también de los inherentes a toda la zona como la escasa vialidad y el precario mantenimiento público. 

"Nosotros estamos acostumbrados a vivir de una manera y los nuevos vecinos de otra. ¿Qué hacemos? Mejorar las relaciones, entender que aquí no hay diferentes tipos de ciudadanos, que debemos estar abiertos a un cambio en función de un bien común que es vivir bien", puntualiza Suniaga. 

¿Cómo denunciar a vecinos ruidosos?



Hacer exceso de ruido y poner música con mucho volumen puede salir muy caro. Según el Código Penal Venezolano Vigente, en su artículo 506, quienes perturben la tranquilidad pública y privada con bulla en exceso serán sancionados con 100 unidades tributarias, y si reinciden en esta acción serán 200.
Créditos: Arnoldo Arcaya / Fuente: Ministerio Público

Paso a paso:

Pasos
Cualquier persona puede denunciar ante el Ministerio Público cuando se vea afectada por ruidos molestos como música a alto volumen, escándalos propiciados por fiestas, discusiones o construcciones muy cercanas a zonas residenciales en su comunidad. En cada estado del país hay oficinas de Atención al Ciudadano y Atención a la Víctima dispuestas para este fin.
Pasos
En su página web www.ministeriopublico.gob.ve, en la sección Atención al Público se pueden encontrar todas las direcciones y teléfonos de las oficinas de este despacho a nivel nacional.
Pasos
El Ministerio Público tiene habilitado el número telefónico 0800 – fisca – 00 (0800-34722-00), para contactarlos. El servicio es gratuito y remiten la llamada a los entes policiales que puedan atender de forma inmediata su problema.
Pasos
Estas denuncias también pueden ser procesadas por los cuerpos policiales locales o regionales quienes están en la obligación de acudir al lugar del reporte y hacer un llamado de atención a los responsables.
Pasos
Si esta perturbación a la paz de la comunidad afecta a algún funcionario público, quien infrinja la ley será sancionado con tres o cuatro meses de arresto y una multa de hasta 500 unidades tributarias.
Pasos
Se debe tener en cuenta que el primer llamado de atención que las autoridades hagan a quienes quebranten la tranquilidad de una zona es de tipo preventivo. Posteriormente, si el problema persiste es cuando se aplican las multas a los infractores.
Fuente: Últimas Noticias


Estas normativas incluyen los ruidos molestos ocasionados por la circulación de automóviles y motos sin escape, a alta velocidad, con sirenas y parlantes, muchas veces conducidos por menores, cuyos padres son responsables de la conducta y consecuencias de los actos de sus representados.

Es importante resaltar, igualmente, que estas personas muchas veces utilizan las calles de nuestro sector como pistas de prueba, lo cual constituye un peligro tanto para los transeúntes como para otros conductores que sí respetan las normas de convivencia. 

Además, los conductores imprudentes muestran una total falta de sensibilidad al hecho de que puede haber personas convalecientes, adultos mayores, personas estudiando o trabajando en sus casas, quienes son afectadas por esta situación.

Puede emitir su opinión escribiendo un comentario en este blog o exponer su caso particular.

Enlaces relacionados:

En las comunidades hay que fomentar el diálogo

Veintiún líderes vecinales participaron en el primer taller de conciliación social y comunitaria
 
Olga Maribel Navas (Últimas Noticias).- En las comunidades de toda Venezuela se requiere fomentar el diálogo, el respeto y la conciliación para poder solventar problemas de cualquier índole. En ese proceso, los líderes comunitarios tienen una gran tarea que cumplir para mantener la paz.
 

Esa es una de las principales recomendaciones que varios expertos transmitieron a 21 líderes comunitarios habitantes de Caracas durante la realización del primer taller de conciliación social y comunitaria, que se llevó a cabo en las instalaciones del edificio Cadena Capriles, ubicado en La Urbina, en alianza con la Alianza Social VenAmCham, la Universidad Católica Andrés Bello, el Centro Empresarial de Conciliación y Arbitraje Cedca.

Erys Alvarado, jefe de Redacción de Últimas Noticias, fue el encargado de darles la bienvenida a los participantes y reiteró el compromiso del diario en promover foros, talleres y encuentros para fomentar el entendimiento entre los ciudadanos.

Por su parte, Margarita de Montero, en representación de Alianza Social de VenAnCham, señaló que uno de los principales objetivos de los talleres es poder ofrecer las herramientas a los vecinos para que puedan resolver conflictos en sus comunidades y que también se conviertan en "repetidores de las informaciones que reciben para formar más conciliadores vecinales".

Milagros Betancourt, presidenta de Cedca, fue la instructora del taller y ofreció útiles informaciones sobre la resolución de conflictos a los presentes: "La conciliación consiste en la reunión entre dos a más partes en conflicto, y un tercero neutral llamado conciliador, quien ayudará a explorar las posibilidades de acuerdo. La conciliación permite una solución rápida y económica a las partes facilitando el restablecimiento de las relaciones en sana paz".

Señaló que es un proceso rápido, confidencial, económico, flexible, neutral y ofrece excelentes resultados.

"Un buen conciliador debe ser respetuoso, paciente, crear un clima de confianza entre las partes, ser imparcial y tener una habilidad de plantear ideas positivas que puedan conllevar a soluciones equilibras que sean aceptadas por los involucrados", dijo Betancourt.

Invitación. En el primer taller de resolución de conflictos estuvieron presentes varios profesores, quienes indicaron que aplicarán la información en sus respectivos centros educativos, como es el caso de Jesús Conde: "Soy profesor de la Universidad Simón Rodríguez, en el departamento de Servicio Comunitario, y considero que todos los líderes vecinales deberían promover este tipo de talleres en sus sectores".

Las personas interesadas en participar en el próximo taller, habitantes del área metropolitana de Caracas, especialmente los voceros de los consejos comunales, pueden escribir al correo onavas@cadena-capriles.com.
También pueden llamar al teléfono (0212) 240.9432.